Los derechos fundamentales son individuales


equal sign 1

Matrimonio Igualitario

Debo comenzar advirtiendo a quienes se encuentran a punto de leer esta nota, que no soy periodista, ni siquiera bloguero, es más es mi primera nota en un blog de divulgación científica y escepticismo, peor aún es mi primera nota en un blog, sin embargo eso no me detendrá para cumplir con lo que se ha convertido en mi mayor pasión, aportar mi granito de arena en la defensa de los derechos individuales y el laicismo de mi país.

Por estos días se debate en el congreso de la república de Colombia un proyecto de ley, que busca normalizar la unión CIVIL y CONSENSUAL entre personas del mismo sexo, yo no voy a entrar en un debate teológico al respecto porque no es mi intención, máxime cuando estamos hablando de un país laico, que si bien es cierto que en el preámbulo de su constitución invoca a “Dios”, también es cierto que no hace referencia explícita a ¿Qué dios?, podría ser a “Monesvol” o al dios “Baco”, adicionalmente la misma constitución en su articulado recalca sobre la función del estado en la protección de los derechos de las minorías, por lo anterior tampoco cabe aquí el cuento de que “es un país mayoritariamente cristiano” porque los derechos no se establecen por democracia.

De aprobarse esta legislación, Colombia entraría a hacer parte de las naciones progresistas que en el mundo lo han hecho, Países Bajos (2001), Bélgica (2002), España (2005), Canadá (2005), Sudáfrica (2006), Noruega (2008), Suecia (2009), Portugal (2010), Islandia (2010), Argentina (2010), Dinamarca (2012), Nueva Zelanda (2012), Uruguay (2013) (discúlpenme si se me escapa alguno), algunos estados de, Estados Unidos, México, y Brasil. Sin mencionar que simultáneamente con Colombia, se realiza esta misma discusión en Francia.

La entrada en vigencia de la constitución de 1991, que en su Preámbulo establece la igualdad de todos los individuos, el artículo 13 de la misma constitución, que exhorta al estado a promover las condiciones para que haya igualdad y se evite la discriminación de minorías, y la reciente sentencia de la Corte Constitucional, la C577, en la que determina, que las parejas del mismo sexo también son familia, son los antecedentes determinantes de esta coyuntura. Habiendo visto los antecedentes nacionales e internacionales, y después de leer las noticias de las marchas en Francia, en contra de la ya inminente aprobación de esta legislación, y las reacciones similares en Colombia por parte de los “defensores de la familia”, uno se pregunta ¿por qué hay tanta resistencia? Y sobre todo ¿Por qué los religiosos son quienes mayormente se suman a ella? Si se está hablando de un contrato CIVIL, es decir, a ninguna confesión religiosa la ley la está obligando a que celebre bodas de personas del mismo sexo en sus iglesias, y CONSENSUAL, a ninguna persona se le obligará a casarse contra su voluntad, mucho menos con una persona de su mismo sexo, si no es su preferencia.

El debate en Colombia, se ha “empantanado” debido a la injerencia de los líderes religiosos con poder político, tanto dentro, como fuera de las instituciones gubernamentales, cito al ponente del proyecto de ley, el Senador Armando Benedetti: “Casi siempre, por no decir que siempre, estas luchas recibieron el rechazo, con violencia y sin misericordia, en nombre del “derecho natural”, de la “ley de Dios” y de las defensa de las “bases esenciales de nuestra sociedad y de nuestra propia condición humana”. La historia demuestra, sin embargo, que no es cierto que los sucesivos reconocimientos de esos derechos hayan ocasionado el apocalipsis y los infiernos prometidos por los profetas del desastre. Por el contrario algunos desarrollos de la civilización no podrían explicarse sin las incontables derrotas del pensamiento cavernario.

El argumento legal principal de quienes se oponen a la legislación es este artículo de la Constitución política de 1991: Artículo 42. La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla. En el que se excluye claramente a las parejas del mismo sexo en la conformación legal de familia, sin embargo esto fue modificado por la sentencia reciente de Corte Constitucional, a la que me refiero anteriormente.

La libertad de firmar un contrato civil de matrimonio, dos personas del mismo sexo, no debería siquiera, ser tema de legislación de estado a estas alturas de la historia de la humanidad, máxime cuando existe ya una constitución política que establece la igualdad entre los individuos; Artículo 13: todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.

Los derechos fundamentales no son colectivos, son individuales, y teniendo en cuenta el carácter CIVIL y CONSENSUAL de la unión sobre la que se regula (Contrato civil de matrimonio), el género del otro contrayente, o la preferencia sexual de uno u otro es irrelevante, citando a la doctora Elizabeth Castillo, activista y defensora de los derechos de la comunidad LGTB en Colombia “Es tan ilógico que a una persona homosexual le prohíban realizar un contrato civil de matrimonio, como que le prohibieran a una persona afro descendiente realizar un contrato civil de compra venta, solamente por razón del color de su piel

Quienes rechazan estas uniones, son por lo general personas que se creen moralmente superiores, y que esa moralidad les da el derecho de establecer el límite de los derechos de los demás ¿En qué los afecta el matrimonio de otros? A todos aquellos que hoy se oponen al matrimonio igualitario, y que consideran que su biblia les da el valor moral para decidir sobre los derechos de los demás, la historia les pasará factura cuando sus hijos miren al pasado, y los vean como a aquellos de un día dijeron que los negros y las mujeres no tenían los mismos derechos que los hombres blancos; ¡tú estás del lado equivocado de la historia, y la mierda en tu cabeza morirá contigo!

2 pensamientos en “Los derechos fundamentales son individuales

  1. UnaGranada

    Sencillamente genial el post/artículo/entrada. Que bueno es saber que hay más gente con esta misma visión del mundo en donde la igualdad total es primordial para que una sociedad alcance su máximo potencial.

    Me gusta

    Responder

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .