El ataque a la educación y las escuelas Waldorf


Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama “pedagogía Waldorf”, como “La cabaña del árbol” en Toledo.

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños
tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

El concepto “pedagogía Waldorf” parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que “pedagogía” es la “ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza”.

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La “pedagogía Waldorf” es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada “antroposofía”, dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y “consultando” de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba “registro akáshico” y que decía que estaba escrito en el “éter”.

La sede de la antigua fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria.
(Foto CC de Stephan Klage, edición de Parzi,
via Wikimedia Commons)

La historia del nombre es aún más alambicada Emil Molt, alemán dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria y miembro de la secta, creyendo que Steiner tenía toda la sabiduría del universo, le pidió (en su confusa mente) a su gurú que creara una escuela para los hijos de sus obreros. Steiner simplemente se inventó un sistema educativo a la medida de sus creencias místicas y en en1919 fundó la escuela con objeto de difundir sus enseñanzas y conseguir nuevos y más fieles adeptos a su visión.

La “pedagogía Waldorf” tiene así la fiabilidad de las muchas otras ocurrencias de este siniestro personaje: la agricultura biodinámica, la medicina antroposófica, la arquitectura antroposófica, la eurritmia y otras chifladuras que han sobrevivido y se multiplican gracias a contar entre otras cosas con el apoyo de Banca Triodos, la organización financiera fundada por la secta y de la cual sus dirigentes poseen el 100% de las acciones, como contamos en la entrada Antroposofía, la secta y su banco (Tríodos), claro, para disgusto de los dirigentes de Triodos, que son también los dirigentes de la antroposofía, como Joan Melé, subdirector del banco y expresidente de la Sociedad Antroposófica de España,.

Waldorf, UNESCO y Federico Mayor

Por supuesto, lo extraño a primera vista es que la UNESCO, al parecer, otorga algún tipo de “reconocimiento” a la pedagogía Waldorf como válida. Y eso anuncian a bombo y platillo las muchas escuelas de la secta.

En realidad (como en el caso de la OMS y las pseudomedicinas) esto no es exacto. Un grupo de aderptos apoyado con todo el poder económico de la secta, llamado “Amigos de la Educación Waldorf”, consiguió que en 1994 se les invitara a presentar la educación Waldorf en la Conferencia Internacional sobre Educación de la UNESCO, dándoles una publicidad excelente.

(Amigos de la Educación Waldorf se ocupa además de la captación de fondos públicos para utilizarlos en la creación de sus escuelas en distintos países, violentando todos los más elementales principios de separación iglesia-estado y utilizando los fondos públicos para los fines privados de una organización religiosa.)

Sin embargo, hay por lo menos un conflicto de intereses en esta historia. El director de la UNESCO por entonces era el español Federico Mayor Zaragoza, quien aparece muy cercano a los proyectos steineritas. Es frecuentemente citado por el ya mencionado expresidente de la Sociedad Antroposófica, Joan Melé, y su blog está considerado por éste “blog amigo”. Habla insistentemente en favor de la educación Waldorf (pero no de otras tendencias pedagógicas, como la Montessori) y actualmente su Fundación Cultura y Paz es uno de los proyectos que cuentan con financiamiento preferente de Triodos Bank, el banco de la secta antroposofista. No es difícil encontrar instancias en que Melé y Mayor actúan a dueto, por ejemplo ofreciendo su visión del futuro económico, basada en las enseñanzas de su gurú Rudolf Steiner. Y si no, lo entrevista Triodos Bank con bombo, platillo y primer plano.

Obviamente no es ningún delito que un director de la UNESCO tenga creencias místico-religiosas, ni mucho menos. Pero si tales creencias han influido en que una organización internacional que encabeza dé pábulo a una práctica sin más bases que la clarividencia de un austriaco alucinado, quizás el “reconocimiento” de la UNESCO no tenga demasiado valor.

Demasiados profesores

Concidentemente, por estos días y en apoyo aparente a la masacre contra la educación pública emprendida por el gobierno extremista español, Andreas Schleicher, director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), declaró que hay demasiados profesores por alumno en la educación pública española.

Esto por supuesto fue recibido con júbilo delirante por lo que en España se conoce como “la caverna mediática”, un grupo de medios de comunicación y periodistas manipuladores que incluye a militantes del catolicismo integrista, ultraconservadores sociales, neoliberales económicos, nostálgicos del franquismo, neonazis irredentos, anticomunistas de caricatura y derechistas mixtos, todos ellos identificados por tener una colosal capacidad vociferante inversamente proporcional a sus argumentos, y una ausencia total de buena fe.

Pero resulta que don Andreas Schleicher también es parte de la secta steinerita. De hecho, es egresado de una escuela Waldorf (no sabemos si es clarividente, pero suponemos que no, si lo fuera no tendría que hacer estudios sino sólo ponerse en trance como Steiner y consultar la sabiduría universal contenida, dicen los miembros de la secta, en el “registro akáshico”, que es donde Steiner aprendió, sin tenerlos que estudiar en libros reales, pedagogía sin haber educado a un niño, agricultura sin haber cosechado un tomate, medicina sin haber tratado a un paciente y economía sin haber trabajado un día en su vida).

En todo caso, la seriedad del programa PISA (inventado por el propio Andreas Schleicher y según el cual las escuelas Waldorf siempre son ejemplos de educación excelente, vaya sorpresa) queda bastante en entredicho. De nuevo, don Andreas puede creer en cualquier religión o superstición, pero ello no debería marcarle el rumbo cuando está al frente de una importante oficina de la OCDE.

Problemas Waldorf

Cada vez son más las escuelas “Waldorf” o antroposóficas de España, . Centros educativos donde se cuenta a los padres una historia maravillosa de nuevos procedimientos pedagógicos basados en conocimientos científicos, libertad del niño, respeto a su individualidad, acento en la expresión de su visión personal y demás lugares comunes que ciertamente apelan a la preocupación de cualquier padre ante un sistema educativo lleno de deficiencias.

Su fundador es presentado como “filósofo”, “educador” y “pensador” pero en ningún documento de la pedagogía Waldorf se señala que era un místico que hablaba con fantasmas y que derivó sus conceptos educativos de sus trances clarividentes y para servir a su más amplia secta, la antroposofía (más sobre Steiner y la pedagogía Waldorf en la entrada sobre Triodos).

La pedagogía Waldorf se basa en postulados fantasiosos, irracionales y caprichosos sin ninguna base fuera del delirante mundo del ocultismo steinerita.

Así, para empezar, los estudiantes son “identificados” misteriosamente según los cuatro humores que las antiguas supersticiones decían que tenía el ser humano. Cada niño de una escuela Waldorf es marcado como “melancólico, sanguíneo, colérico o flemático” y la educación que reciba será diferente según este “temperamento”.

Los cuatro “temperamentos” según Steiner y sus relaciones con los tres “cuerpos” místicos
de los niños (haga clic para verlo en grande). Tomado de DC’s Improbable Science.

Luego está la idea central de la creencia de Steiner: los niños son seres que flotan a la mitad entre el mundo espiritual y el material, es decir, que en ellos el espíritu no está debidamente integrado al cuerpo. Para facilitar que el espíritu encarne debidamente y el niño sea clarividente como Rudolf Steiner, durante los primeros 7 años no debe pensar, no debe tener acceso a la información, no debe conocer hechos. Un ejemplo revelador lo da Grégoire Perra quien, habiendo sido alumno Waldorf, adepto a la secta y profesor Waldorf, dio la alarma sobre los métodos de sutil indoctrinación de los steineritas, por lo que fue demandado por difamación y declarado inocente por la justicia francesa.

Algunos ejemplos de lo que Steiner le indica a los profesores que deben hacer: “No debemos temer hablarle a los niños sobre la Atlántida. No debemos omitir eso. Podemos incluso presentarla en un contexto histórico. Pero entonces tienen que rechazar la geología estándar… la edad de hielo es una catástrofe atlanteana. El antiguo período glacial y las condiciones promedio recientes en Europa no son sino lo que ha ocurrido desde que se hundió la Atlántida”.

Las delirantes enseñanzas Waldorf están destinadas a presentar como realidad las creencias de Steiner en las más diversas supersticiones, desde que los continentes son islas que “flotan en los mares” ancladas por las estrellas, de modo que: “cuando cambian las constelaciones, los continentes cambian”.

Y, sobre todo, se hace cuanto sea posible por impedir que los niños razonen o aprendan hechos. Una profesora Montessori y defensora de la pedagogía basada en la evidencia recuerda su paso por una escuela Waldorf:

En Historia, a los niños se les enseñaba la “historia como un proceso de desarrollo paralelo al desarrollo de los niños, con la civilización occidental en el pináculo”, y los mitos y leyendas antiguos como hechos históricos.

Esto es consistente con el racismo consustancial a las enseñanzas de Steiner.

Cuenta además:

En otra ocasión, un alumno de sexto grado me preguntó cómo funcionaba la copiadora de la oficina. Antes de que pudiera abrir la boca, una profesora corrió hacia el niño y le dijo que había un gnomo dormido en la caja, y que cuando se oprimía el botón, se encendía una luz, lo despertaba y él copiaba rápidamente el papel que se ponía frente a él y pasaba la copia por la abertura. Después de que el niño se fue, se me dijo que no podía “envenenar” la mente del niño con “hechos duros y fríos como piedras”.

Y lo peor es que muchos padres no saben nada de esto, creen que inscriben a sus hijos en una forma educativa válida, legítima, honesta y estudiada, con el “apoyo” de la UNESCO y alguna validacion académica real, lo cual no es verdad.

De hecho, hay un creciente movimiento de denuncia de las barbaridades sectarias que mueven todas las actividades de la “educación Waldorf”, entre ellas Personas en favor de Escuelas Legales y No Sectarias (PLANS), Waldorf Watch y denuncias varias… desgraciadamente todo ello en inglés, mientras que en el mundo hispanoparlante los steineritas, en todas sus ramas, trabajan con una impunidad casi absoluta.

Para terminar, un detalle curioso es que las escuelas Waldorf hacen un intento constante por disociarse de la secta antroposófica. Una y otra vez hablan de “inspiración” en Steiner pero niegan ser integrantes de la red de su religión. Lo mismo que han tratado de hacer los líderes antroposóficos de Banca Triodos en sus respuestas indirectas a la entrada original, afirmando que “las personas de Banca Triodos” se asocian “libremente” y porque quieren a una visión religiosa, pero que no tienen relación entre sí.

Sin embargo, la relación es imposible de ocultar, no sólo por la estrecha relación de destacados jerarcas antroposofistas con todo el “movimiento” Waldorf, sino porque en sus publicaciones está presente todo el entramado Steiner. Un ejemplo es la revista Nº 13 del sitio oficial de los Colegios Waldorf (pasa lo mismo en las demás), donde encontramos loas arrebatadas al gurú Rudolf Steiner (la educación Waldorf no tiene aportes de nadie más, todo se ajusta a lo que dijo este personaje, sin importar los avances logrados desde 1919 en ciencia, psicología y pedagogía)…

… hasta una reveladora lista de anunciantes, todos ellos parte de la trama antroposófica, la mayoría directamente negocios propiedad de la secta:

  • Alieco es distribuidora de Démeter, la opulenta empresa que “certifica” la agricultura biodinámica obtenida por Steiner también del “registro akáshico”.
  • Asociación de Agricultura Biodinámica, otra marca de Démeter.
  • Cal Valls, empresa de alimentos certificada por Démeter.
  • Centro de Terapia Antroposófica, propiedad de la Fundación Canaria Antroposófica y que ofrece terapias milagrosas para diversas afecciones.
  • Dr. Hauschka, empresa de cosméticos también propiedad de la antroposofía y fundada por Steiner.
  • Editorial ING, especializada en libros antroposóficos para niños.
  • Editorial Rudolf Steiner, la multinacional editorial de la secta.
  • Fundación Círculo de Arte Social, que no tiene nada que ver con el arte ni la sociedad, sino con la meditación antroposófica.
  • Fundación Rudolf Steiner, el eje de las actividades de la secta en España.
  • Triodos Bank, el banco que financia las actividades de la secta.
  • Weleda, empresa de pseudomedicamentos propiedad de la antroposofía.

Por desgracia, sin embargo, difícil será que las autoridades educativas españolas, empeñadas en la destrucción de la educación pública, se preocupen por investigar las prácticas de esta pedagogía que, junto con las demás ramas de la secta antroposófica, siguen creciendo en poder político y económico.

(Postdata: Nada asombrosamente, la entrada dedicada a la Pedagogía Waldorf en la triste Wikipedia en español no menciona nada de esto, ni ninguna crítica, ni a ninguno de quienes se consideran sus víctimas, ni siquiera informa sobre las bases de la “ciencia espiritual” de Steiner, sino que funciona como una pieza publicitaria engañosa más de esa enciclopedia irracional.)

Via Mauricio-José Schwarz

Anuncios

13 pensamientos en “El ataque a la educación y las escuelas Waldorf

  1. luca

    No estoy a favor de las escuelas waldorf, pero no me parece objetiva la opinión de un portavoz de una organización atea y agnostica que no es más que el otro extremo del péndulo, del lado materialista. La vida no es solamente en blanco y negro.

    Me gusta

    Responder
    1. Ðaosorios Autor de la entrada

      no me parece objetiva la opinión de un portavoz de una organización atea y agnostica

      Bueno, ese es su problema. La objetividad viene dada por las evidencias aportadas que sustenten lo que se dice.

      Me gusta

      Responder
    2. Carlos Sayyid

      Tienes razón parcial en una cosa, pero te la modifico para perfeccionarla: “La vida no es solamente en blanco y negro”. esto es: Los que están a favor de la razón, como nosotros; los locos que creen en tales locuras sectarias, como ellos; y los que se creen más virtuosos sin serlo, como tú.

      Me gusta

      Responder
  2. Arman Saló

    Buenos días, don Mauricio-José Schwarz:

    No merece mucho la pena aclararle ciertos términos que usted, sin tener un conocimiento objetivo y cabal de términos y causas, vomita sobre esta disciplina espiritual, reconocida así a nivel mundial: Información de Wikipedia, la enciclopedia libre… y que como cualquier otra, nunca se ha metido con nadie. Que a usted no le guste el Budismo, por ejemplo, o no comulgue con sus principios, no significa que tenga que cargar, como soldado resentido, contra ellos. En la enciclopedia virtual podrá ver como Rudolf Steiner, además de tener varias profesiones, era una persona con un vasto mundo de cultura y conocimientos. Creo que lo de ‘médium’ y ‘oculista’ lo destaca usted para hacer gala de su rabieta. ¿Qué le ha pasado a su EGO con la Antroposofía?, ¿dónde le han dado que ‘chilla’ usted como animal herido? Sinceramente, me gustaría saberlo. Nadie en su sano juicio lanza una granada desde su alma contra algo que nunca ha frecuentado o que no conoce desde “dentro”.

    Señor Mauricio-José, LA ANTROPOSOFÍA NO ES UNA SECTA; aunque es cierto que, ante determinados ojos o consciencias, puede resultar “sectaria” en cuanto a la forma de verter su metodología. Hay disciplinas que sin ser abiertamente sectas, sí resultan “sectarias”, en el sentido de herméticas, para otras filosofías más abiertas o reconocidas socialmente por un gran número de seguidoras. Sin considerarme antropósofo, conozco la antroposofía y sus métodos muy cerca y le puedo asegurar que muchas de sus fuentes o ramas: medicina, agricultura, economía… están sembrando un bien incalculable en esta sociedad oscura, densa y tremendamente materialista que ahora transitamos.

    No voy a rebatir sobre toda la estulticia que vuelca usted en un método pedagógico que solo pretende obtener lo mejor del ser humano: personas libres, capaces de tomar las riendas de su vida en sus manos, sin necesidad de atacar a otros cuando las cosas se pongan ‘feas’ en lontananza. No tiene absolutamente nada de malo, más bien al contrario, explicarle a un niño el funcionamiento de una máquina con elementos entrañables como gnomos y duendes, ¿o acaso usted le detalla, una a una, todas la piezas a su hijo para explicárselo? Sería patético actuar así con un pequeño que aún está inmerso en un mundo de fantasía. Mi madre, sin tener ni idea de métodos antroposóficos, me contó muchas cosas de la vida a través de los cuentos, de los gnomos, las sirenas y demás duendecillos que poblaban mi imaginación. Le debo una inmensa gratitud a mi madre, pues esa forma de transmitirme ciertos cosas de la vida, me han salvado de no caer presa de este mundo de locos que solo sabe atacar a todo aquel que difiera de su forma de pensar materialista y diabólica.

    Qué curioso, sin necesidad de ponerme en trance, detecto que con solo leer su nombre, mi memoria se remite a una “telenovela”, de esas que están tan de moda y que tienen por leitmotiv fundamental guerrear y escupir frustraciones sobre los demás a diestro y a siniestro. ¿Montessori o Waldorf, señor Mauricio-José?, ¿estás conmigo o contra mí?

    Me gusta

    Responder
    1. Daniel Dreser

      “…No tiene absolutamente nada de malo, más bien al contrario, explicarle a un niño el funcionamiento de una máquina con elementos entrañables como gnomos y duendes, ¿o acaso usted le detalla, una a una, todas la piezas a su hijo para explicárselo? …”

      ¿Y no se le ocurre a Vd. que, para explicarle las cosas a los niños se puede hacerlo de una forma muy simple sin entrar en detalles técnicos?. ¿No se le ocurre a Vd. que, para explicarle las cosas a los niños no es necesario recurrir al pensamiento mágico y renunciar a la razón?.

      Tengo dos hijos, uno de 14 y una de 9. Jamás he necesitado obligarlos a creer en gnomos y duendes para explicarles cómo funcionan las máquinas.

      Me gusta

      Responder
      1. Carlos Sayyid

        Es que a él lo criaron con gnomos dentro de cajas y le causa nostalgia, luego ver como le revuelcan los recuerditos lo hace vomitar estulteces. Con razón tan conocedor de la doctrina Antroposófica….

        Me gusta

        Responder
  3. Carlos Sayyid

    “En otra ocasión, un alumno de sexto grado me preguntó cómo funcionaba la copiadora de la oficina. Antes de que pudiera abrir la boca, una profesora corrió hacia el niño y le dijo que había un gnomo dormido en la caja, y que cuando se oprimía el botón, se encendía una luz, lo despertaba y él copiaba rápidamente el papel que se ponía frente a él y pasaba la copia por la abertura. Después de que el niño se fue, se me dijo que no podía “envenenar” la mente del niño con “hechos duros y fríos como piedras”.

    La “Sociedad de la Tierra Plana” queda pendeja al lado de éstos, que son una muy mala imitación de cualquier imaginario religioso.

    Increíble que esta basura sea permitida como modelo educativo en tantos países, y pensar que aquí en la república Bananera de Colombia estuvo en boga hace poco ese famoso “mokumental” de “La Educación Prohibida”, tan defendido por mamertos y desubicados transeúntes del internet.

    ¡Gran artículo compa!

    Me gusta

    Responder
    1. Georgina Bravo Malagón

      Señor Schwarz; no debe temer en que se inviertan los fondos públicos en escuelas Waldorf, ya que las verdaderas Escuelas Waldorf o Steiner Schools, o Steiner Schule, se fundan unicamente con dinero privado, nunca, nunca, nunca con dinero público, ya que este hecho va en contra del corazón de la educación Waldorf , la libertad. Una escuela financiada por el estado, jamás podrá ser libre.
      Las escuelas de inspiración Waldorf, o Charter Schools en inglés, no son verdaderas escuelas Waldorf, de hecho se está insistiendo en que busquen otra denominación para que no se confunda a unas con las otras, aunque es muy fácil distinguirlas: si es pública no es Waldorf/Steiner.

      No es la primera vez que leo la idea de que las escuelas Waldorf pertenecen a una secta. Yo no soy católica, ni cristiana, ni budista, musulmana o judía, no profeso ninguna religión de ningún tipo, no creo en el bien y el mal, ni en dios contra el diablo, ni en los buenos y los malos, etc., y le puedo afirmar con los 12 años que llevo en contacto con una escuela Waldorf, que la antroposofía no es una religión por que entonces yo ni me acercaba, ni hubiera nunca acercado a mis hijos. Sí surge del movimiento teosófico, separándose por divergir en cuestiones fundamentales, será entonces una secta de la teosofía? , pero no es una religión, es una filosofía o una concepción del mundo. Es verdad que yo que estoy a favor de la educación Waldorf, estudio antroposofía por que me gusta, pero leo a Steiner lo mismo que leo a Marx y me voy formando libremente, como todo el mundo, mi propia e individual visión del mundo, que muy seguramente varía de la visión que Steiner tenía.

      Yo veo a la escuela Waldorf /Steiner como un lugar donde la corriente principal de la educación, las modas educativas, no son importantes, lo que importa es la conciencia que cada familia tenga sobre las personas que les han tocado cuidar y acompañar a lo largo de su infancia y donde las maestras tengan en todo, todo momento plena conciencia de la responsabilidad enorme que implica pararse frente a un grupo a ser inevitablemente, modelo a seguir, lo que implica un auto perfeccionamiento, auto estudio, auto preparación, y que cómo ya lo sabemos, la conciencia de que la docencia no es una profesión; un empleo, es una vocación. La escuela Waldorf es un lugar donde los maestros llevan a cada uno de sus alumnos en su corazón, los aman profundamente y hacen lo mejor que pueden para acompañarles durante los años de su infancia, hasta que sean autónomos y tengan las mejores herramientas para ser libres, para darle sentido propio a sus vidas sin estar atados a ningún juicio o idea que no haya surgido de ellos mismos ya como adultos.

      Si hablamos de religiones, desde una perspectiva histórica/evolutiva, en las escuelas Waldorf se enseñan a lo largo de la primaria y secundaria, todas las teogonías o mitologías: germánica, hebrea, nórdica, hindú, egipcia, griega, olmeca, romana, azteca, maya, cristiana, budista, darwinismo, ateísmo, el gran-pum, etc. ,para que los niños y jóvenes, obtengan el abanico de lo que ha sido la humanidad; de como la humanidad ha ido evolucionando en conciencia y seguirá; lo que era completamente serio en la antigüedad, hoy nos parece un cuento de hadas, como el cuento de Adán y Eva, el Arca de Noé, Quetzacóatl, la tierra plana o la física newtoniana. Pero a los niños no les debes decir que es un cuento al momento de contarlo, sino que la maestra lo debe expresar de tal manera que debe convencer al niño de que es verdad, y ellos solos van a ir sintiendo al pasar de grado, como una nueva visión (una teogonía más evolucionada), acaba con la anterior y así sucesivamente van forjándose como humanos, van re-corriendo el mismo camino (claro que en un espacio de tiempo infinitamente más corto), la misma historia de la humanidad. Pero si en ese momento de la infancia no lo creen como verdad (por un tiempo, claro)no habrán podido experimentar lo que los antepasado sintieron, vivenciaron y no podrán comprender cabalmente la historia humana, tan compleja y no podrá forjarse plenamente poco a poco desde la infancia.

      Y así se enseña todo, en una forma evolutiva; el lenguaje, las matemáticas, la ciencia: zoología, botánica, mineralogía, astronomía, física, biología humana, química, Las artes: el dibujo, la escultura, la poesía, el teatro, la música, la fotografía, Las manualidades: El tejido con los dedos, el tejido con agujas, el tejido con ganchillo, el bordado, la costura a mano, la costura a máquina; todo va evolucionando conforme pasan de año. Ya en octavo grado, estamos inmersos en la revolución industrial, cosiendo a máquina, visitando fabricas, desarmando objetos mecánicos y construyendo maquinas simples como algún juguete mecánico. En noveno grado, estamos construyendo telégrafos, teléfonos, y abriendo computadoras, para entender cómo funcionan las máquinas, además de tomar fotografías, revelarlas e imprimirlas sobre papel, ya con la plena conciencia y conocimientos científicos de óptica, mecánica, acústica, electromecánica, y electroacústica. En este momento, si explicas a un joven de noveno grado, como funciona la fotocopiadora, tus explicaciones caerán en terreno fértil no habrás perdido el tiempo. Si lo haces con un niño que no ha estudiado física, ¿cómo se lo vas a explicar?, si le dices la verdad, no lo va a entender cabalmente, si quieres que si entienda, vas a tener que utilizar analogías con cosas que el si conoce y entiende, y vas a terminar diciéndole que es como si “alguien” estuviera adentro jalando palanquitas y moviendo rodillos y entintando y tomando fotos e oprimiéndolas. Mejor dile lo del duende y estimula su natural fantasía infantil, la cual se transformará seguramente en imaginación y luego en creatividad en la edad adulta y contribuirás a la formación de un adulto curioso, interesado en cómo funciona el mundo, estudioso, investigador, científico, inventor y no un niño sin fantasía, un joven sin imaginación y un adulto sin creatividad a quien no le interese estudiar porque todas las explicaciones ya están dadas, donde todo está ya en los libros o en la wikipedia y solo hace falta googlear para saber. Es necesario abrir la fotocopiadora para comprobar que no la mueve un duende y aprender verdaderamente como las fuerzas electromagnéticas funcionan, aunque no se vea más que su manifestación, y entonces si reírse còmo enano, de cuándo la maestra dijo en primaria, que el duende que movía los rodillos se llamaba Ortcele Omsitengam y el que tomaba las fotos Acitpó Adacilpa.

      Me gusta

      Responder
  4. Pingback: El ataque a la educación y las escuelas ...

  5. Pingback: Colegios para humanistas | Teocidas.com

  6. Pingback: El ataque a la educación, las escuelas Waldorf y el ATTAC Mayor Zaragoza | conspiracionpirata

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s