Satanismo, ¿Qué demonios es eso? – Parte I – Introducción, Etimología de Satán


signo-admiracionADVERTENCIA:

Antes de empezar a leer este artículo, hago una advertencia. Ser ateo no implica inmediatamente una imposibilidad para hablar de satanismo. Ser ateo únicamente implica NO CREER EN DIOSES EN GENERAL. Este artículo, y los siguientes, no están diseñados para defender o proteger los ideales Luciferianos o a un grupo en particular. Estarán relatados desde una perspectiva escéptica, usando experiencias personales, estudios bíblicos y uno que otro chascarrillo.

En el mundo existe mucha ignorancia sobre el satanismo, y se cree que este es únicamente la parte antagónica del cristianismo… Qué error. Además, tal vez ahora se pregunten: ¿Por qué “Parte I“? ¿Cuántas cosas se pueden decir acaso del satanismo? Bueno, para clarificar qué es el satanismo, tenemos que hablar de muchas cosas, por ejemplo, la etimología de Satán, la historia y castigo de Lucifer, el satanismo ateísta (HellFire Club, LaVey, Crowley), el satanismo teísta (Luciferianismo) e incluso de lo que NO ES satanismo.

Si quieres enviarme información o ayudarme a complementar estos artículos, envíame un correo a nmunoz@blasfemar.com.

Para complementar este artículo, pregunté en el grupo de Facebook de Ateos de Bogotá¿Qué es para ustedes “Satanismo”, “Satan” y “Lucifer”?“, y supongo que en un grupo de ateos conseguiré respuestas más acertadas de este tema… ¿Cierto?

Bueno, si usted, al igual que las personas que voluntariamente respondieron esta pregunta piensa que: “El Satanismo es como una religión, donde usan “magia negra” a través de rituales (Biblia satánica) y donde se venera a Satán quien es una deidad para los que practican el satanismo“, o que “Satanás, Lucifer o el diablo, es la contraparte malvada de dios; enemigo de dios y enemigo nuestro, del cual dios nos protege.” o que “Satanismo: adoración de uno mismo. “, o que “Satan: personaje de la biblia que no mató a nadie, pero todo lo malo, es culpa de el“, o que “Satan: chivo expiatorio para liberarse de responsabilidades propias.“, o que “Es un personaje presente en las corrientes abrahamicas en el que se recopilan básicamente las características más viscerales del ser humano en un sólo ser. Es el desprecio por la “carnalidad” o “terrenalidad” de los individuos.” o que ” hay diferencias entre satánista y satánico, el satánista es como los católicos y los satánicos como los cristianos” o que “Satán, bueno es una deidad tal y como lo es cualquier dios. Lucifer, otro de los nombres por el cual se le conoce al diablo, pero que significa lo que ya han dicho portador de luz.” o que “Con lo de satánistas y satánicos si mal no estoy es que unos sólo lo adoran, pero no creen posible el contacto con el, y los satánicos además de adorarlo lo intentan contactar.“… Bueno, pues estos artículos son para usted.  Y no estoy diciendo que estén bien o mal los comentarios, sino que no hay una claridad sobre qué es “Satanismo”, “Satanás” y “Lucifer”.

Antes que nada, hablemos de la:

ETIMOLOGÍA DE SATÁN

La visión Bíblica de Lucifer

La visión Bíblica de Lucifer

El nombre Satanás -o Satán– deriva del latín Satāna, y éste a su vez del arameo הַשָּׂטָן, ha-shatán, (adversario, enemigo, acusador)*. Aunque luego se le menciona como un espía errante de Dios sobre la Tierra (Apostasía de Salomón: 1 Reyes 11:23-25), el sentido primario, de la raíz שטן o štn  (impedir, hostigar, oponerse), sería simplemente el de “enemigo” (1ra Samuel 29:4).  Su equivalente en griego es diábolos (diablo), procedente del verbo dia-ballö, y posee un significado semejante de “oposición” o “enfrentamiento“. En 1ra Macabeos 1:36 (libro deuterocanónico, no incluido en la Tanaj) encontramos la palabra diábolos con el significado de “adversario“, como “el enemigo“. También en algunas ocasiones incluye el sentido de “acusador” o el de “calumniador“. Además, diablo es la amalgama de Satanás y Lucifer en el nuevo testamento.

Según la Summa Daemoniaca, el “Tratado de Demonología y manual de Exorcistas“, escrito por el  Padre José Antonio Fortea*, un perito en el tema de demonología de la santa sede, Satanás es “el más poderoso, inteligente y bello de los demonios que se rebelaron“, y el Diablo es “el acusador, el enemigo, el tentador, el maligno, el asesino desde el principio, el padre de la mentira, príncipe de este mundo, la serpiente“. Y para él ambos son el mismo ser y su sinónimo es adversario y opositor de Dios.

Belcebú: El señor de las moscas.

Belcebú: El señor de las moscas.

Pero en Marcos 3:20-30, llaman a Satanás como Belcebú, del hebreo בעל זבוב,  que deriba de Ba’al, una divinidad Filistea (Baal Sebaoth – Dios de los ejércitos) y Z’vûv que significa mosca. Pero resulta que éste era un nombre despectivo que los hebreos usaban para referirse hacia los Filisteos seguidores de Baal, ya que la verdadera palabra que se utilizaba era tsebal, que significa morada (señor de la gran morada), pero los hebreos lo remplazaron por tsebub (mosca) como burla. Osea, esta era una palabra (burlesca) para referirse a sus opositores de religión.

Dato Curioso: En 2 Reyes 1, se puede observar cómo, tras la caída de Ocozías de una ventana, éste pregunta si Baal-zebub, dios de Ecron (una de las cinco antiguas ciudades de la Pentápolis filistea), lo podría curar. Jehová, en su infinita gloria, lo condenó a morir por esta pregunta.

Azazel: El chivo expiatorio

Azazel: El chivo expiatorio

La biblia en Levítico 16 hace referencia a Azazel, este nombre es de origen hebreo y significa “la cabra de emisario” o “chivo expiatorio” y no vuelve a ser mencionado en ninguna otra parte de la Biblia hebrea canónica. El nombre se origina de dos palabras de raíz: aze, que significa cabra, y azel, que significa salida. Otro posible origen del nombre es que sea un derivado de las palabras hebreas -az, que significa áspero y -el-, que significa poderoso (hay que indicar que este sufijo se aplica a casi todos los ángeles y a buena parte de los ángeles caídos). En tal caso sería una alusión a la montaña desde donde se despeñaban las cabras para su sacrificio. En la Biblia no se suele interpretar como un espíritu maligno, sino que se le supone como la ceremonia del chivo expiatorio, que consiste en enviar al chivo expiatorio para vagar en el desierto junto con otra cabra a la cual se sacrifica ante Dios. Después el azazel se conduce hacia las afueras del desierto y se libera como prueba de que no hay más culpabilidad en la comunidad. Así que para las religiones Abrahamicas, Azazel, no es un demonio como tal, sino una ceremonia de sacrificio para perdonar las culpas. Así que este nombre lo ignoraremos.

Lilith, ¿sinónimo de rebelión?

Lilith, ¿sinónimo de rebelión?

Lilith, del hebreo לילית, es nombrada únicamente una vez en la biblia (Isaías 34:14), pero su nombre fue traducido como “lamia” o “lechuza” o “criatura de la noche“. Dado que esto es una palabra que aparece únicamente una vez en este idioma, o un hápax legómenon, no se sabe si esto hace referencia a un nombre propio o a una creencia sobrenatural (o algo así). Pero Lilith ha levantado junto a sí una gran cantidad de creencias y magufadas. Todo debido a una interpretación rabínica del Génesis 1:27 (esos ya parecen leguleyos) en el que se aduce que Dios creó a un hombre y una mujer a su imagen y semejanza, pero luego en Génesis 2:21-22 Dios le saca una costilla a Adán para crear a Eva. ¿Qué pasó con la mujer que creó a su imagen y semejanza? Bueno, pues esta mujer, dicen algunos “expertos“, era Lilith, una mujer que se reveló a Dios y abandonó a su marido y el jardín del edén. Así que el nombre de Lilith pasa a ser sinónimo de “Rebeldía“.

Dato Curioso: Según Génesis 2:19-20, Dios llevó a todos los animales ante Adán para que les pusiera nombre, Adan, por estar tan solitario, copuló con todos los animales y ninguno le gustó… Por eso Dios lo durmió y de una costilla creó a Eva. O bueno, no sería justo decir “copuló“, sino que “no halló ayuda que estuviese idónea para él“, if you know what I mean…

Luca Giordano "El arcángel san Miguel y los ángeles caídos"

Luca Giordano “El arcángel san Miguel y los ángeles caídos”

Para el Judaísmo, Satanás es Belial BelhorBeliarBeliall o Beliel. Su nombre deriva del Hebreo בְּלִיַּ֫עַל  y su pronunciación es bel-e-yah’-al compuesto por בְּלִי o Bel-ee’ que es una negación (aunque en Isaías 38:17 el término es utilizado para hablar de “Corrupción“); Y por otro lado tenemos יָעַל o yaw-al’ que significa “Ganancia“, o al menos así es usado en Isaías 30:5 y Job 21:15, entre otros. Por lo tanto, podríamos decir que Belial se puede traducir como “El de Ganancias Corruptas” o “Sin ganancias“.  Además, el griego Βελίαρ,ὁ o por su pronunciación “bel-ee’-al” (Término 955 del diccionario Strong’s), transliterado de la glossá, también hace referencia a Belial como “El señor de los bosques” (dato curioso), tal vez por esto es que Anton LaVey referenció a Belial como el demonio que representa al elemento tierra. O tal vez LaVey no sabía ni de qué demonios hablaba, eso lo veremos luego.

Aunque en el libro de Enoc (un libro intertestamento de la Iglesia Ortodoxa etiope) se le conoce a Satanás como Semyazza SemihazahShemyazazSêmîazâzSemjazaSamjâzâShemihazaShemhazai, quién es considerado como el jefe de 200 ángeles caídos, no hay una referencia bíblica clara sobre este nombre. Aunque espero que hablemos de este nombre a la hora de tocar el tema del shemhamphorasch (ojalá no se me olvide).  De todas maneras, una buena explicación para Semyazza (fuera del libro de Enoc), es que esta es una palabra que también significa “rival” o “adversario“, aunque de esta lógica no existe una raíz etimológica que lo sustente más allá de la comparación de Semyazza con quién Jesús describió como una caída de un rayo (Lucas 10:18) del cielo con el descrito en el libro de Enoc (Semjâzâ).  Un tema complicado, pero por ahora diremos que Semyazza es igual a Satanás.

Abadón o Apolión es un demonio que se nombra en la biblia en varias ocasiones. No hay referencia que una a este demonio con la identidad de Lucifer o Satanás, y al hacer referencia a él se habla de manera diferencial, es decir, se hace referencia a que él no es el diablo sino uno de sus súbditos*.

SOBRE LA BIBLIA… Y OTROS DEMONIOS.

"Balaam y el ángel", pintura de Gustav Jäger.

“Balaam y el ángel”, pintura de Gustav Jäger.

En Números 22:22-32, esa espectacular historia en la que un burro habla (¡Igual que en Shrek!), Dios envía un ángel a advertir a Balaam y sus ayudantes de no ir a Moab, en esta historia aparece por primera vez en la biblia la palabra Shatán, refiriéndose al ángel enviado por Dios para interponerse en el camino de Balaam (espada en mano) . Algunos podrían concluir que el uso de esa palabra no se referiría directamente a Lucifer, sino a la oposición que este ángel representaba para que Balaam lograra su meta (llegar a Moab), pero en traducciones tempranas se puede ver como la palabra “Shatán” hace referencia a aquel ángel y no a la acción de oposición. Como si este fuese su nombre o así se le conociera, o fuera una palabra usada para censurar su nombre, o algo así.  Gracias a esta historia podríamos concluir que Satanás era un ángel que al menos, tenía la confianza de Dios.

Claro, sé que algunos preguntarán, “¿Acaso la primera mención del diablo en la Biblia no es en génesis? ¿Qué pasa con la serpiente que hizo que Eva comiera del fruto prohibido?”. Bueno, aunque en Apocalipsis 12:9 y Apocalipsis 20:2 se dice que Satanás es el gran dragón, la serpiente antigua y esto se pudiese tomar como una mención a la serpiente que convence a Eva de pecar (Génesis 3), la primera mención de la palabra Satanás no se hace sino hasta el cuarto libro de la biblia.

Para Salomón, Hadad (1 Reyes 11:14) y Rezón (1 Reyes 11:23/1Reyes 11:25) eran sus opositores (usando el hebreo Satán), los Filisteos temían que fuera David (1 Samuel 29:4), y así podemos encontrar otras apariciones de la palabra Satán en la biblia que hacen referencia a éste como una palabra y no como un ser sobre natural(2 Samuel 19:22, 1Reyes 5:4, 1 Reyes 11:14,  entre otras) .

Resumiendo, para este hilo de artículos sobre satanísmo, satanás es únicamente una palabra, como quién dice “culos” o “tetas”; y yo sé que es una palabra que hace sonrojar a muchos al decirla, como “culos” o “tetas”; pero es una palabra que puede traernos a los ateos muchas diversiones, como “culos” o “tetas”.

Así que la palabra satanás hace referencia a la oposición y rebeldía contra Dios… vea pues.

¿ES PARA LA IGLESIA “SATANÁS” Y “LUCIFER” EL MISMO PERSONAJE?*

Sí. En la siguiente parte abordaré la historia de Lucifer y así se entenderá mejor por qué para la iglesia estos personajes son lo mismo, y también se entenderá el comienzo de la división entre el satanismo ateo y el luciferianismo. Así que… Nos vemos pronto con la segunda parte.

* Leer Errata.

Anuncios

34 pensamientos en “Satanismo, ¿Qué demonios es eso? – Parte I – Introducción, Etimología de Satán

  1. Le Yo

    muy interesante análisis, espero la segunda parte porque hay varios huecos en ella, en especial la “lucha” entre al y el para determinar quien era el dios “original”

    Me gusta

    Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      Hola Le Yo, claro que hablaré de eso en el siguiente artículo. Este artículo únicamente habla de la definición etimológica de la palabra “Satanás”, luego hablaré del personaje antagónico de Dios y ahí si abordaré el tema del Satanismo como tal.

      Me gusta

      Responder
  2. Javier Delgado

    interesante, creo que vale la pena mencionara que para el judaismo Saitan, no es el enemigo de dios, sino un ángel que hace ” el trabajo sucio” de mostrar la maldad de lo hombres y no hacerlos malos.

    http://www.shamash.org/lists/scj-faq/HTML/faq/12-35.html

    otro tema interesante a mencionar es la histeria satanista de los 80,s en EU.

    http://theisticsatanism.com/asp/sra.html

    Parte de la razon de la histeria satanista de los 80s, es una tecnica psicoterapeutica que se puso de moda, de “recuperacion de memorias” bajo hipnosis.

    Pero ahora sabemos que esa tecnica puede crear falsas memorias, se formo una organizacion para proteger a la gente acusaba por las falsas memorias, entre los consultores de esa organizacion estaba James Randi.

    Debido a ello, muchos fundamentalistas acusan a Randi se ser satanista y pedofilo.

    Tal ves el caso mas horripilante fue cuando tres jovenes fueron acusados de realizar actos satanistas, sin ninguna evidencia real.

    Hay un documental sobre ese caso.

    Es mucho material, pero ojala puedas mencionar algo.

    Recuerdo que en los 80,s los fundamentalistas impulsaron leyes para censurar musica y libros, que ellos pensaban que podrian ser satanistas o violentos, o que previnierna si habia “letras alrevez” o temas similares.

    fue la epoca del ” Parents Music Resource Center” promovido por Tiper Gore, la ex- esposa del Al Gore

    Por una vez, la industria de la musica se unio, una compañia de musica clasica, le puso etiquetas de advertencia a todos sus discos 😉

    Me gusta

    Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      ¡Qué buen material! Muchas gracias. No nombro casi nada del Judaísmo porque infortunadamente no tengo mucho conocimiento. Yo estudié la biblia por muchos años y esa es mi “Zona de confort”, pero al hablar del Judaísmo o del Islam me declaro un completo ignorante.

      A no ser que las referencias sean del Pentateuco. Ahí sí que se.

      Le dedicaré un tiempo a mirar lo que compartiste y si hay algo de ahí que ignore (son millones de cosas las que ignoro) o que no las tenga “planeadas” en mi serie de artículos, de seguro las utilizaré. Muchas gracias de nuevo Javier.

      Me gusta

      Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      Las referencias bíblicas dicen lo contrario. Digo, si tú tomas la biblia en hebreo verás que la palabra “Belcebú” (de la traducción moderna) se puede “Atar” de cierta manera a Ba‘al Z’vûv, y por eso es que he referenciado esto al señor de las moscas (que realmente debería ser el señor de la gran morada) y su referencia bíblica para burlarse de los filisteos por hacer oposición.

      Existen muchos demonios en las compilaciones de demonología, pero muchas de esas historias siguen un patrón de historias contadas o historias escritas. Muy pocas se basan en definiciones etimológicas como yo lo propongo. Bueno, en la Summa Daemoniaca sí lo hacen.

      Si ves el título del artículo verás que este es un análisis etimológico usando la biblia como referencia central. Cuándo termine los artículos de Satanismo tal vez me anime a hacer algunos de demonología

      Me gusta

      Responder
  3. Jorge

    La palabra ‘hasatan’ no es aramea sino hebrea.

    «¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora!»
    (Isaías 14.12)

    La frase “Lucero, hijo de la Aurora” es en hebreo ‘heilel ben shajar’ y no es otra cosa sino una referencia poética al planeta Venus. Esta frase traducida al griego de la LXX quedó como “ἑωσφόρος” que quiere decir “el que trae la aurora”. En latín ‘lucifer’ solo quiere decir “que trae la luz”.

    Me gusta

    Responder
  4. Jorge

    “Abadón” no es un ‘demonio’ que se mencione varias veces en la biblia.

    Su única mención como entidad es:
    «Su rey es el ángel del abismo, llamado en hebreo ‘Abaddón’, y en griego ‘Apolíon’.»
    (Apoc. 9.12)

    Abadón en hebreo (אבדון) quiere decir: destrucción, perdida, exterminio, aniquilación, perdición, ruina.

    La LXX o Septuaginta traduce el hebreo ‘abadón’ como ‘apolía’ (ἀπώλεια) que quiere decir lo mismo: destruir.

    Veamos las 6 menciones en la biblia hebrea de la palabra ‘abadón’:

    1. «El Seol está desnudo ante él,
    la Perdición (abadón) se halla al descubierto.»
    (Job 26.6)

    2.«La Perdición (abadón) y la Muerte declaran…»
    (Job 28.22)

    3.«sería fuego que devora hasta la Perdición (abadón),
    que acabaría con toda mi hacienda.»
    (Job 31.12)

    4. «¿Se habla en la tumba de tu amor;
    de tu lealtad en el lugar de perdición (abadón)?»
    (Salmo 88.12)

    5. «Yahvé vigila Abismo (sheol) y Perdición (abadón):
    ¡cuánto más el corazón humano!»
    (Proverbios 15.11)

    6. «Abismo (sheol) y Perdición (abadón) son insaciables,
    como insaciables son los ojos del hombre.»
    (Proverbios 27.20)

    Inclusive en los rollos de Qumrán, en 1QH “Himnos de alabanza y gratitud” 3.19 está escrito:

    «Te doy gracias, Señor,
    porque has rescatado mi vida de la fosa,
    y del Seol del Abadón…»

    Me gusta

    Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      Excelente aporte: Abadón responde también al nombre de Apolión (Apocalipsis 9:11 http://www.biblegateway.com/passage/?search=Apocalipsis+9%3A11&version=RVR1960), como guardián de la morada, quién abrió el pozo del abismo. En este sentido sí hay más entradas que referencian al guardián, o al pozo de las almas. Pero tienes razón, la única mención de Abadón (aparte de libros apócrifos) es ahí. Lo corregiré.

      Me gusta

      Responder
  5. Jorge

    De acuerdo a 1 Henoc(et):
    «Me respondió:
    –Estos se disponen para la hueste de Azazel, para sujetarlos y echarlos a la parte inferior del lugar de condenación; con ásperas piedras se cubrirán sus quijadas como ha ordenado el Señor de los espíritus. Miguel, Gabriel, Rafael y Fanuel los sujetarán en ese gran día y los arrojarán al horno ardiente en ese día, para que quede vengado de ellos el Señor de los espíritus por su iniquidad, por la que se hicieron servidores de Satán y sedujeron a los que moran en la tierra.» (54.5-6)

    En 6.1-8 es Semyaza el señalado como jefe de los ‘ángeles, hijos del cielo’ que descendieron para engendrar hijos con mujeres humanas.

    En 69.4 el jefe se hace llamar Yeqún.

    Como podrás ver no estamos hablando del mismo personaje.

    Beliar es mencionado también en los “Oráculos Sibilinos”, por ejemplo:

    «Beliar llegará y mostrará muchos signos a los hombres. Entonces se producirá gran
    agitación entre los hombres santos, elegidos y fieles, y el exterminio de éstos y de los hebreos.»
    (II.167-169)

    http://www.jewishencyclopedia.com/articles/2805-belial

    En el enlace anterior hay más sobre Belial.

    Olvidaste citar la versión latina de la “Vida de Adán y Eva” versos 9 al 16 donde habla de Satanás como “ángel resplandeciente” (v. 6) y los versos siguientes que seguro hallarás muy interesantes:
    « El diablo, entre lágrimas, le replicó:
    -Adán, toda mi hostilidad, envidia y dolor vienen por ti, ya que
    por tu culpa fui expulsado de mi gloria y separado del esplendor que tuve en medio de los ángeles; por tu culpa fui arrojado a la tierra.
    Adán le contestó:
    -¿Qué te he hecho o en qué está mi culpa, si no te había conocido?
    Insistió el diablo:
    -¿Qué estás diciendo? ¿Que no has hecho nada? Sin embargo, por tu culpa fui arrojado. Precisamente el día en que fuiste formado me arrojaron de la presencia de Dios y me expulsaron de la compañía de los ángeles, cuando Dios inspiró en ti el hálito vital y tu rostro y figura fueron hechos a imagen de Dios; cuando Miguel te trajo e hizo que te adorásemos delante de Dios, y dijo Dios: «He aquí que hice a Adán a nuestra imagen y semejanza». Entonces salió Miguel, convocó a todos los ángeles y dijo: «Adora la imagen del Señor Dios». Yo respondí: «No, yo no tengo por qué adorar a Adán». Como Miguel me forzase a adorarte, le respondí: «¿Por qué me obligas? No vaya adorar a uno peor que yo, puesto que soy anterior a cualquier criatura, y antes de que él fuese hecho ya había sido hecho yo. El debe adorarme a mí y no al revés». Al oír esto, el resto de los ángeles que estaban conmigo se negaron a adorarte. Miguel me insistió: «Adora la imagen de Dios». Y contesté: «Si se irrita conmigo, pondré mi trono por encima de los astros del cielo y seré semejante al Altísimo». El Señor Dios se indignó contra mí y ordenó que me expulsaran del cielo y de mi gloria junto con los ángeles. De esta manera fuimos expulsados por tu culpa de nuestras moradas y arrojados a la tierra. Al instante me sumí en el dolor, porque había sido despojado de toda mi gloria, mientras que tú eras todo mimos y alegrías. Por eso comencé a envidiarte, y no soportaba que te exaltaran de esa forma. Asedié a tu mujer y por ella conseguí que te privaran de todos tus mimos y alegrías, lo mismo que había sido yo privado anteriormente.» (v. 12-16)

    En fin, como resumen hay que conocer un poco más de la literatura intertestamentaria.

    Me gusta

    Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      De nuevo Jorge, excelente comentario, aunque no he publicado aún la historia de Lucifer o su amalgama con Satanás, este es únicamente una definición etimológica que demuestra que Satanás es una palabra únicamente. Y que el castigo que recibió Lucifer por su rebeldía incluía perder su nombre y ser llamado únicamente Satanás. Tenlo por seguro que en el próximo artículo nombraré estas referencias que me has dado para mejorarlo.

      Me gusta

      Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      Las partes más “Aburridas” para explicar qué es el ateísmo son estas. La mayor parte requiere de un análisis de textos y pareciera que uno da vueltas en un mismo sitio. Pero deseo que eso quede claro para que en los próximos artículos no tenga que volver a explicar que Satanás es una palabra y Lucifer un personaje.

      Me gusta

      Responder
  6. TORK

    Hola.

    Muy loable labor la de explicar el origen de tan conocido y a la vez desconocido personaje. El tema del satanismo es algo apasionante, interesante y puede ser útil para entender mucho del discurso religioso, particularmente en el entorno islamojudeocristiano.

    Peeeeeeeeeeeeero…

    Considero que este texto (ya sé, es la primera parte) no tiene pies ni cabeza y tiene muchas fallas, que espero puedas ir revirtiendo.

    «Para complementar este artículo, pregunté en el grupo de Facebook de Ateos de Bogotá “¿Qué es para ustedes “Satanismo”, “Satan” y “Lucifer”?“, y supongo que en un grupo de ateos conseguiré respuestas más acertadas de este tema… ¿Cierto?»

    No necesariamente. Explico: existe la idea ─lamentablemente muy extendida─ de que los ateos, por ese solo hecho, son más cultos, inteligentes o conocedores que los creyentes, los cuales son considerados por defecto ignorantes, maliciosos o incompetentes. No hay tal. Y por la forma en la que el comentario está planteado parece que sólo hiciste una encuesta dentro del grupo ─si no es así retiro esta última aseveración─.

    «Según la Summa Daemoniaca, el “Tratado de Demonología y manual de Exorcistas“, escrito por el Padre José Antonio Fortea… »

    Segundo error: reconocer como autoridad y representante del pensamiento de toda la Iglesia católica al loquito delirante (y charlatanazo peligroso) de Fortea ─ y encima llamarlo «Padre José Antonio Fortea». Ver aquí: http://charlatanes.blogspot.mx/2006/04/el-circo-de-jos-antonio-fortea.html ─, siendo que, en último caso, hay voces más autorizadas para definir al dichoso personaje (Se me ocurren Paul Aries, Maurice Bellot y hasta Gabrielle Amoth aunque esté igual de loco que Fortea).

    La referencia a Lilith y a que si Adán le hizo al bestialismo es completamente irrelevante.

    Las referencias bíblicas son un verdadero lío y, aunque salpican referencias al por mayor, en realidad no dicen nada. Veamos el orden de las referencias bíblicas (por cierto, la forma de escribirlas da a entender que procedes de un entorno no católico):

    * 1 Reyes.
    * 1 Samuel.
    * 1 Macabeos.
    * Marcos.
    * 2 Reyes.
    * Levítico.
    * Isaías.
    * Génesis (dos veces seguidas).
    * Otra vez Isaías y por partida doble.
    * Job.
    * Enoc (no canónico).
    * Números.
    * Apocalípsis (dos veces).
    * Otra vez Génesis.
    * Otra vez 1 Reyes (tres veces).
    * Otra vez 1 Samuel.
    * 2 Samuel.
    * Otra vez 1 de Reyes (dos veces).

    Si la idea de tanta cita era mostrar, como dice el subtítulo, la etimología y la evolución de la palabra Satán, ¿por qué no poner las citas en orden cronológico? Y no me refiero a poner Génesis, Éxodo, Levítico […] Mateo, Marcos, Lucas… sino a poner los pasajes en el orden en que fueron escritos. Recordemos que hay pasajes de Job anteriores al Génesis, cuyos pasajes más recientes ya son bastante tardíos. Recordemos también que la Biblia, por ser como el mole de olla (producto de varios chiles) explica de forma distinta cada versión, aludiendo en sus escritos más tempranos al mal y al castigo en esta vida y sólo hasta los más recientes a una vida ulterior.

    «así se entenderá mejor por qué para la iglesia estos personajes son lo mismo»

    ¿Para cuál iglesia? Iglesias hay muchas. Ya sé, seguro te refieres a la católica, pero si tanto nos quejamos de que a la Iglesia católica se le da un trato preferente no hagamos lo mismo al referirnos a ella como LA iglesia, como si sólo fuese ella.

    Año 2013 EC. ─ 14 EE.

    Me gusta

    Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      Muchas gracias por tu comentario, ¿Y sabes qué? Tienes razón. La escritura de este artículo me tomó uno o dos días y únicamente le pude dedicar el tiempo libro que tenía (no es excusa igual) y lo hice más que todo a memoria. Quería llegar a una conclusión usando libros “sagrados” para tal fin. ¿Cuál era la conclusión? Bueno, que “Satanás” es una palabra que significa “Rival” y que “Lucifer” es el personaje bíblico.

      Con respecto a Antonio Fortea, tengo que decir que a ese tipejo no lo he estudiado, pero se nombra a si mismo como un conocedor del área de la demonología. Al leer la summa daemonológica me di cuenta que yo sé más que él de demonología, pero aún así no tenía las bases para “tumbar” su conocimiento. Ahora que tú me muestras ese artículo del retorno de los charlatanes, lo leeré y trataré de buscar verdaderos conocedores del tema.

      Y sí, era la iglesia católica.

      Buen comentario. Muchas gracias.

      Me gusta

      Responder
  7. aryeh capella

    Interesante artículo Néstor. Voy con unos detalles que son más bien pequeños:

    1. Cuando cites los libros del “antiguo testamento”, no les nombres como Primera de Macabeos, o Primera de Samuel. No son Cartas o Epístolas, sino Libros, y lo correcto es decir Primer(o) (Libro) de Samuel.
    2. El Asunto del Ha Satán es bastante complejo. En el Judaísmo más clásico Satanás no existe, porque no es un nombre propio, por un lado, y por el otro porque originalmente el Judaísmo no contemplaba un dualismo que si vemos reflejado en el Cristianismo y en el Islam. El Ha Satán es pintado de cuerpo entero en el relato Jobiano: es algo así como un Veedor-Fiscal en el Tribunal Celestial, y de ahí su título: Ha satán, el Opositor. Es decir, es un oficial de dicho tribunal encargado de “probar” a los hombres y ejercer la acusación correspondiente. No es un “enemigo” de dios, solamente un oficial encargado de hacer una acusación tribunicia. Un fiscal.

    Ahora bien, el crisol en donde aparecen muchas de las ideas modernas de Angelología y Demonología es la deportación judía que puso en contacto a hebreos con persas. Es de recordar que los persas eran Zoroastristas y es de ahí que vienen las ideas sobre adoración al fuego, angelología, misticismo, dualismo… y demonología. Es ahí cuando empieza a forjarse de manera importante la Cábala, a cimentarse diversas supersticiones populares judías que se mezclaron con ideas Zoroástricas, y es cuando el Ha Satán, el Malaj Amabet (Ángel de la Muerte) y Ahriman empiezan a fusionarse para crear el concepto de Satanás.

    Luego, el dios Hades Griego, y algunas características del dios Pan terminarían de cocinarse para crear el Satanás Clásico Cristiano, que tiene algunos ecos en la cultura popular hasidica judía.

    Igualmente por esta amalgama, se supone que el nombre propio del Ha Satán es Azrael, uno de los nombres del “Ángel de la Muerte”

    Un saludo!

    Me gusta

    Responder
    1. Néstor Muñoz Autor de la entrada

      Como te lo había dicho un día, me considero un ignorante en el Judaísmo, de todas maneras, la primera parte que dices es lo que quiero expresar en el artículo (no la de cómo nombrar los libros). Ha Satán es UNA PALABRA y a eso iba el artículo, a eso iba enfocado (bueno, son dos palabras, pero no entremos en detalles), mientras que el pesonaje que “Se opuso a Dios” o que “Se creyó Dios” es Lucifer.

      Me gustaría complementar este artículo con la parte del Judaísmo y el Islam. Sería espectacular, pero no tengo el suficiente conocimiento como para hacerlo.

      Muchas gracias por tu comentario, es un excelente complemento… Ahora, con los comentarios que tengo en este correo, no sé si seguir adelante con la historia de Lucifer o complementar el artículo con un “Fe de erratas” o “cont…”

      Me gusta

      Responder
  8. Pingback: Satanismo, ¿Qué demonios es eso? – Errata / Información Adicional | Magufobusters™

  9. jadcodiano

    Muy buen artículo pero creo que la conclusión esta muy corta a ser algo definitivo , es decir, si decimos que satanás es solo una palabra es decir algo tan obvio, todo en el mundo son palabras, nosotros usamos palabras para referirnos siempre a todo lo existente.

    Si usamos palabras para referirnos a algo existente (objeto u acción), como decir que satanás no existe?, ahora cuando decimos que satanás se refiere a la oposición apuntaría directamente a que va en contra de seguir a cristo, por ende cualquier fundamento impuesto en la biblia.

    Estaríamos llegando a simple lógica sin complicarnos tanto a que oponernos a cristo te hace satanista sea negando la existencia o sus enseñanzas y con esto llegamos al principio del articulo jejeje.

    Así que espero la segunda parte. Saludos

    Me gusta

    Responder
  10. Pingback: Satanismo, ¿Qué demonios es eso? – Parte II – La Historia de Lucifer | Magufobusters™

  11. Pingback: Satanismo, ¿Qué demonios es eso? – Parte III – Satanismo Por Ignorancia y ‘De Mentiritas’ | Magufobusters™

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.