Ni luz al final del túnel, ni viajes astrales, ni reencarnaciones


La experiencia cercana a la muerte (ECM) es todo un tema de discusión para mucha gente. Hay quienes le comentan con cierta seriedad y sentido de trascendencia, como si el tema en sí mismo requiriera de un ambiente solemne y espiritual. Ciertamente es un tema que no suscita consenso, pues sus explicaciones e interpretaciones van desde la rigurosidad científica hasta los más delirantes relatos espiritistas. ¿Qué sabemos de éstas experiencias en la ciencia?.

luz al final del tunel

El examen en la ciencia sobre las ECM no se centran en su halo espiritual, sino en lo que son en tanto expresión auditable. Con base en diversos estudios, se sabe que entre el 4% y el 18% de las personas que han sido “resucitadas” de un paro cardíaco declaran haber tenido una ECM. (Vean esta nota en The Telegraph). Se argumenta que una ECM es un fenómeno puramente fisiológico que se produce dentro de un cerebro sin oxígeno y no hay nada de misterioso en ello. Por otra parte, mucha gente quiere que sea un fenómeno religioso, paranormal o sobrenatural. Se dice que ninguna teoría basada puramente en el funcionamiento del cerebro puede dar cuenta de todos los aspectos vivenciados en una ECM, y que deberíamos considerar la posibilidad alucinante que la conciencia pudiera existir independientemente de un cerebro en funcionamiento, o que por lo menos deberíamos aceptar que la conciencia es mucho más compleja de lo que suponemos.

Una definición publicada en el paper “A typology of near-death experiences” describe las ECM como experiencias psicológicas profundas con sentimientos de trascendencia o encuentro místico que típicamente ocurren en personas cercanas a la muerte o en situaciones de peligro físico o emocional intenso.
Estos elementos pueden incluir componentes cognitivos como procesos de pensamiento acelerado y una “revisión de la propia vida”, sentimientos afectivos como paz y alegría, o componentes trascendentales, tales como encuentros con entidades místicas o personas fallecidas.
A pesar de que las ECM son explicadas ​​en parte por la neuroquímica y la psicología, se han identificado mecanismos subyacentes en ámbitos más misteriosos que actualmente no se pueden describir. Muchos en la comunidad científica respecto de tales experiencias las califican como alucinaciones. Por ejemplo, en este texto en The Lancet se señala que “las experiencias cercanas a la muerte, las visiones fuera del cuerpo, y posiblemente otros fenómenos (…) pueden expresar una desinhibición de las estructuras  del sistema límbico debido a la supresión de la neocorteza, más que a fenómenos paranormales”. Por el contrario, los autodenominados especialistas en experiencias paranormales declaran que éstas vivencias son evidencia innegable de una vida después de la muerte.La más plausible explicación nos la da la ciencia (no podría ser de otra forma), y es la que nos ofrece, por ejemplo, este paper denominado “The effect of carbon dioxide on near-death experiences in out-of-hospital cardiac arrest survivors: a prospective observational study”. En este estudio se investigó el efecto de la presión parcial de O2 y CO2, y los niveles séricos de Na y K en la aparición de las ECM en los supervivientes de paros cardíacos.

¿Conclusión? Los reportes “místicos” de ECM fueron significativamente mayores en los casos en que hubo mayores concentraciones de CO2 y mayores niveles séricos de K derivados de paros cardíacos.
En otro paper, titulado “Near-Death States Reported in a Sample of 50 Misusers” se sugiere que el consumo de ketamina con fines recreativos puede estar asociada con la aparición de los estados cercanos a la muerte relacionadas. En los 50 casos examinados se reportaron diversas vivencias, las que incluyen: percepción alterada del tiempo (90%), fuerte sentido de desprendimiento del propio cuerpo físico (88%), y un sentido de la paz / alegría (76% de los sujetos).
En un estudio prospectivo publicado en The Lancet bajo el título “Near-death experience in survivors of cardiac arrest: a prospective study in the Netherlands”, se incluyeron 344 pacientes cardíacos que fueron resucitados con éxito después de un paro cardíaco en diez hospitales holandeses. Se compararon los datos demográficos, médicos, farmacológicos y psicológicos entre los pacientes que tuvieron una ECM y los pacientes que no lo hicieron (controles) después de la reanimación. La aparición de la experiencia no se asoció con la duración del paro cardíaco o pérdida del conocimiento, la medicación, o el miedo a la muerte antes del paro cardíaco, sí al sexo (mayoritariamente mujeres) y a la edad.
tumblr_inline_n20m3wHX381syf5d0
También se sabe que el CO2 cambia el equilibrio ácido de base en el cerebro, lo que puede provocar experiencias inusuales en forma de luz brillante, visiones y experiencias extra corpóreas, o incluso experiencias místicas (pueden consultar aquíaquí y aquí papers sobre el tema). Incluso los denominados “desdoblamientos” o “viajes astrales” han sido replicados en condiciones experimentales (aquí un paper al respecto).Otro tema es la reencarnación, supuesto proceso donde renace la sustancia del núcleo de un individuo en un futuro curso de la vida. Ha existido en todas las culturas históricas más importantes este relato de la reencarnación. Bhagvad Gita, una epopeya hindú describe explícitamente el renacimiento sobre la base del karma. Se trata de una común creencia hindú de que el estado espiritual de un individuo está determinada por la suma total de sus vidas pasadas. La metafísica del hinduismo y el budismo describen la reencarnación en términos que no pueden ser fácilmente evaluados. Tales creencias sobrenaturales requieren incondicional credulidad.

Recientemente, la evidencia más objetiva ha incluido recuerdos de eventos o conocimientos aparentemente basado en la vida de las personas fallecidas, como en este paper, en el que se destaca el papel de las actitudes de la familia en la inducción de las características que los niños “han de recordar” de vidas pasadas. Es necesario investigar si la evidencia empírica convincente puede explicar la aparente no-parental relación de los involucrados en casos alegados como de reencarnación. Se ha observado correspondencia de la arquitectura facial, tipos de cuerpo, los patrones de pelo, las formas del oído, las proporciones de la mano, dedos de la mano, la voz y el olor se ha observado entre sujetos no relacionados, con vidas separadas. Algunas de estas similitudes físicas también incluyen marcas especiales, marcas de nacimiento y deformidades, tal como lo relata un antiguo paper (1993) denominado “Birthmarks and birth defects corresponding to wounds on deceased persons”. Algunas otras coincidencias que apoyarían la idea de la reencarnación serían los rasgos psicológicos, los que incluyen los niveles de desarrollo mental, patrones emocionales, estilos de interacción con los demás, y las áreas de interés creativo. Todos estos factores tendrían un psychoplasm que envolvería y animaría el material genómico sintetizado en la concepción.

Cuando tengamos una mejor comprensión de la interacción entre el genoma y el epigenoma, podría ser posible probar la validez del concepto de psychoplasm mediante la comparación de secuencias relevantes de ADN de un sujeto con el genoma de la supuesta nueva encarnación de sí, antes de que esto sea posible, todo lo demás es, por decirlo suave, pura especulación.

Hubo un tiempo en que las estrellas y los planetas eran imaginados como incrustaciones esféricas celestes enrolladas alrededor de la Tierra por los dioses. Las esferas y los dioses se perfeccionaron gradualmente y pronto fueron sustituidos por órbitas gravitacionalmente impulsadas, así fue como el estudio metafísico del cosmos se convirtió en el estudio físico de la mecánica celeste. Incluso hoy, muchos ámbitos de la actividad científica tienen esquinas metafísicas. Lo importante es hacerse cargo de aquellas “esquinas” y no quedarse a contemplarlas. Hemos de llegar a resultados válidos y confiables que surgen de estudios en uso del método científico, no de la mera especulación o aspiración explicativa de relatos sobre la base de aparentes causalidades donde no hay más que coincidencias por examinar.

Anuncios

4 pensamientos en “Ni luz al final del túnel, ni viajes astrales, ni reencarnaciones

  1. José María Domínguez Iglesias

    Entiendo y comprendo,a todas las personas que encuentran una explicación lógica a todo lo relacionado con viajes astrales, experiencias ECM. Si eres agnóstico,es normal que pienses de esta manera,pero yo soy todo lo contrarío,algunos dicen y nos les falta razón,que si por accidente o enfermedad grave, no le llega al cerebro el oxigeno necesario, pueden tener problemas fisiológicos con todo lo que esto comporta y seguro que tienen su razón. En mi caso nunca he estado a punto de morirme y hasta la fecha no he tenido ocasión de verme en este trance. Pero este tipo de experiencias las he tenido de forma excepcional y sin buscarlo. que explicación tiene esto?.. la mas sencilla y fácil,que estoy como un cencerro,pues también es posible.Lo que no puedo negar es lo vivido fuera de mi cuerpo y con plena consciencia de mi yo personal y único,como todos los de mas. Hasta pronto Txema.

    Me gusta

    Responder
  2. José María Domínguez Iglesias

    Estaba con la lectura de unos comentario a favor y otros en contra,el asunto era el cerebro y el Alma.Personalmente yo creo que el cerebro es como una radio y el Alma las ondas.Los viajes astrales pueden ser unas fantasías creada por nuestro cerebro?.. yo creo que no,los que hemos tenido estas experiencias sentidas y sus sensaciones, sabemos que esta es nuestra Alma.Cierto que los científicos necesitan pruebas y tienen razón,mas yo no puedo negar mi realidad y mi fe. Donde quedarían nuestros amores, sentimientos,ternura,odio,generosidad…en nuestro cuerpo físico?, seguro que no,estos son bienes del Alma. En nosotros esta Dios y nuestras Almas en camino a su fusión y recreación. Alguien puede pensar que la evolución que hemos alcanzado,se termina al morir, mi sentido común,me dice que esto no tiene sentido.La vida en si misma no puede invertir en mejorar a las personas, si estas mejoras no hacen crecer al Alma. Cierto que nos queda muchísimo que mejorar y evolucionar,pero que es el tiempo si nuestra Alma es inmortal..

    Me gusta

    Responder

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.