Archivos diarios: 01/24/2018

Mirar mi pasto, o el del vecino… O ambos.


(Entrada original publicada el 30/11/16 en AngelfireSayyid)

Hace algún tiempo que no escribo porque las labores académicas y familiares absorbían todo mi tiempo útil; es más, aún estoy finalizando el semestre y me encuentro en la etapa más crítica y odiada por todo estudiante: los parciales. Pero ocasionalmente me aparezco por ahí y participo en debates dentro de las redes sociales para ejercitar las habilidades alguna vez exprimidas en este contexto social.  No soy un experto, pero hago mis piruetas.

Dentro de un pequeño debate que surgió hoy, trataba con un contertulio en Facebook sobre la temática del momento, Fidel. El disparador de la discusión es este comentario inicial de un tercero:

No sé porqué me sorprende que aún se llore a los tiranos.Sigue leyendo

Anuncios

Apreciaciones breves sobre Cibercultura y redes sociales, TIC, TEP,TAC y Transhumanismo


(Este texto fue publicado originalmente por mí en un foro grupal de la cátedra de Cibercultura de la UNAD, el 18 de febrero de 2016. Actualmente cuenta con una primera revisión a partir de esta publicación).

Sobre Cibercultura.

A estas alturas de la vida y después de más de una década inmerso en ella, veo a la cibercultura (entiéndase esta como la participación del componente social material en la virtualidad) como una proyección extensiva de todas las dimensiones que componen la realidad física y social del individuo siendo estas flexibles y adaptables según su criterio personal, volátiles según su absorción de la moda, estrictas o permanentes según su ideología o distorsionadas según su conducta rampante. Esta propone una autoexposición de nosotros mismos a traves de las redes sociales y sitios en internet donde publicamos información relevante, trivial o personal, hacemos nuevas amistades, compartimos con las amistades ya existentes, o simplemente hacemos eco a través de la difusión o viralización de las participaciones de otros a través de las TIC al alcance nuestro (tecnologías de información y telecomunicaciones) y en distintos grados. Muchas veces el más usual y no muy recomendable consiste en exponer demasiados detalles de nuestra cotidianidad o ventilar de más nuestros asuntos íntimos llegando a traspasar por mucho el límite de lo privado hacia lo público  quedando en ridículo o convirtiendose en blanco de personas mal intencionadas. Sigue leyendo