Archivo de la categoría: Lógica

Perdónenme, pero… yo no respeto creencias


creencias

Originalmente publicado en De Avanzada

Así como lo leen: no las respeto.

Tampoco respeto las opiniones ni las ideas. ¿Por qué? Porque sencillamente no son susceptibles de ser respetadas.

Susceptibles de respeto somos las personas y los derechos (los verdaderos derechos -discusión que trataré luego-).

Considero que Fernando Savater lo expresa mejor que yo:

Seguimos con la monserga de que hay que respetar todas las opiniones, cuando lo respetable son las personas: las opiniones, por el contrario, solo se respetan tomándolas en serio y por tanto criticándolas cuando lo merecen.


Sigue leyendo

15 preguntas que los religiosos suelen hacer a un ateo


Todos Nacemos Ateos

Todos Nacemos Ateos

NOTA: Para español, favor de activar los subtítulos en el video.

Retazos de Lógica: Petición de Principio y Las Muchas Preguntas


DA2013 en 170 x 82
La petición de principio, también conocida como petitio principii ó fe de origen es una falacia que consiste en incluir lo que se pretende probar dentro de las premisas o pruebas que dicen probarla.

¿Por qué eres ateo?


los_adultos_con_los_amigos_imaginarios_son_estupid_tarjeta-p137234463590554038envwi_400

En esta entrada les comparto algunas de las preguntas que me ha hecho la gente y un poco de el por qué yo soy ateo. Algunas preguntas son un poco chistosas y otras más serias.

¿Eras católico?

Se puede decir que sí, porque me bautizaron en una iglesia católica. Pero cuando yo nací me bautizaron sin mi consentimiento y ni siquiera esperaron a que yo creciera para poder tomar mi propia decisión.

¿Has acudido a alguna otra religión o grupo religioso?

Cuando llegué a Estados Unidos nos mudamos a unos apartamentos donde vivían testigos de Jehová y seguidores de la iglesia Pentecostal. Fue ahí donde me empezaron a invitar a los cultos y templos. Muy pocas veces acepté y cuando iba me daba cuenta de muchas cosas irregulares en ellos y dejé de asistir. Los pastores solo leían los pasajes que querían y siempre era lo mismo. Me hubiera gustado que les leyeran los siguientes versículos. Sigue leyendo

En mi casa no hay Dios


10850169_1526245410967433_4625219468558701419_n

No más Dios

En mi casa no hay Dios ni tiene por qué haberlo. Es inecesario, irrelevante y más: peligroso. ¿Para qué creer en algo o alguien si al suprimirlo no se da cambio discernible ni bueno? Dicho de otra manera: si dejas de creer en algo, concretamente en esto: Dios, ¿cambiaría tu vida de manera importante? Si te pones a pensar, no. La razón es sencilla: lo que hace que no nos matemos y que nos portemos más o menos bien es un consenso cambiante que se adapta a las condiciones de la época y que se hace respetar de dos maneras: por vía de la consciencia moral y cívica y por obra y gracia de una policía que pone orden. Esto quiere decir que si usted no respeta los acuerdos de comportamiento pactados, la policía lo va a joder y la sociedad lo va castigar. Pero de ahí a decirle a la gente que se va a ir al infierno pues nomás no. Seamos prácticos.

La naturaleza es trascendente por si misma; no requiere de presencias ni intervenciones metafísicas, dioses o procesos fantásticos que justifiquen su hechura, su misterio, su belleza. El impacto estético e intelectual que ocasiona es producto de lo que observamos, de las conclusiones que la ciencia ha logrado alcanzar y el misterio que está detrás es tan profundo y el universo tan vasto que no solo es inecesaria la fantasía religiosa: es ridículamente mezquina, pobre y limitada y devalúa todo cuanto hemos logrado en siglos de investigación, filosofía y observación. La religión impide ver las cosas como son: ciega, ensordece, limita nuestro pensamiento y considera un engaño todo aquello que atente y contradiga sus primitivos dogmas. La belleza y misterio del mundo, el universo, son insondables; para apreciarlo y entenderlo se requiere una imaginación potente, desprovista de supuestos, capaz de imaginar lo que puede existir, no lo que queremos que exista basado en nuestra ignorancia, temores, falta de capacidad de reconocer lo obvio, de considerar lo probable y lo posible y de aceptar que lo que aún no tiene explicación, lo tendrá. Sigue leyendo

Retazos de Lógica: La Carga de la Prueba


En vista de la cantidad de afirmaciones gratuitas de creyentes, conspiranóicos y seudocientíficos que hay en el mundo (y más en Internet), me vi impulsado a empezar esta nueva sección del blog, para poder debatir y rebatir de acuerdo con las más elementales reglas de la lógica.

A esta entrada corresponde la Carga de la Prueba.

Lógica

Lógica

Pues hace referencia a quién tiene que probar una proposición discutible. Y esa ‘carga’ recae precisamente en quien afirma algo (affirmanti incumbit probatio).

No se deben probar los hechos de conocimiento común, por ejemplo: el día dura 24 horas. Había pensado poner que la Tierra gira alrededor del Sol, pero todavía hay genios que insisten que es al revés.

Las negaciones absolutas (Dios no existe) no se pueden probar. Es por eso que los creyentes (que afirman la existencia de dios) son los que tienen la carga de la prueba.

Sí: lo mismo pasa con los que hablan de Illuminatis, Masones, el Club Bilderberg, Reptilianos, Vampiros, Hombres-Lobo, el Yeti, el Chupacabras, Zeitgeist, el HAARP y demás.

Via De Avanzada