Archivo de la categoría: Magufos

No todo lo que hace “bip… bip…” es científico.


Imagina que alguien llegara a tu domicilio y te dijera que tiene un aparato maravilloso que con solo conectarlo a la pared exterior puede detectar cuántas habitaciones tienes, la altura de los techos, de qué están hechos los muebles, si las camas están destendidas, la marca de tu refrigerador, el tamaño de la mesa del comedor, los títulos de los libros que hay en tu recámara, la capacidad del tanque de gas, el grosor de las varillas de la construcción y la marca del cemento que se usó para los pisos, SIN ENTRAR JAMÁS A TU CASA.

¿Le creerías o pensarías que te están tratando de ver la cara?

La ventaja es que tú sabes lo que hay adentro de tu casa y podrías comprobar si el aparato realmente funciona, pero, ¿sabes lo que está pasando dentro de tu cuerpo? ¿Puedes decirme en este momento cuál es tu presión arterial, el nivel de glucosa en tu sangre, la condición de tu tiroides, SIN HACERTE UN ESTUDIO CLÍNICO? No, ¿verdad? No puedes saberlo.

Sigue leyendo

Glosario Magufoateo


Originalmente publicado en: Angelfire Sayyid

(Escrito y disfrutado hasta el hartazgo por Lalo Hidalgo y Carlos Sayyid, “términos y definiciones acuñados por diferentes amigos ateos”)

Reírse de uno mismo es una de las mejoresterapias que existen para afrontar los problemas y conseguir que estos no nos afecten en la vida diaria”. Bueno, eso dicen algunos psicólogos. Es algo así como lograr posicionarse en un lugarcito alto donde has aprendido a conocerte tan bien que sabes que cuando la cosa es broma, es solo eso, broma, y no te afecta.

Profundizando un poco más en el arte de reírse de sí mismo, vamos a ahondar en el arte de reírnos de nuestras propias pseudoideologías. ¿Por qué? Porque podemos, porque no hace daño, porque nos permite ver a través de otras ópticas que hay algo en nosotros a lo que debemos echarle un ojito para mejorarnos cuando la “embarramos” sin darnos cuenta que nuestras actitudes a veces nos hacen ser bien pesados. Sigue leyendo

Cómo debatir con creacionistas de la Tierra Joven


Vendedores de ilusiones: Lisandro Carnielli at TEDx


Vendedores de ilusiones: Lisandro Carnielli at TEDxRosario 2012

Vendedores de ilusiones: Lisandro Carnielli at TEDxRosario 2012

Lisandro nos demuestra lo sencillo que es engañar al cerebro y nos explica los peligros de las medicinas alternativas o pseudomedicinas.

Nació en Rosario y creció en la ciudad de Ceres (Sta. Fe). Es médico egresado de la Universidad Nacional de Rosario; y miembro fundador del Círculo Escéptico Argentino.

Desde pequeño fue un apasionado por el conocimiento y de la ciencia como herramienta para alcanzarlo.

Desde hace más de seis años se dedica a la divulgación de la ciencia y del pensamiento crítico desde su blog personal y a través de las redes sociales.

Además, impulsó desde su blog campañas como “No lo rayes, DONALO” (de donación de guardapolvos); la campaña para salvar el cine “El Cairo” y un flashmob con suelta de preservativos para concientización sobre su uso.

Principalmente le interesan las distinciones entre ciencia y pseudociencias, entre medicina y pseudomedicinas, y las repercusiones sociales que tiene la falta de estas distinciones.

Sigue leyendo

El video que Jaime Maussan no quiere que veas


extraterrestres

Disclaimer: Las imágenes y video que se presentan en este informe representan sólo una manera de ilustrar lo que el artículo describe a modo de crestomatía. En ningún momento el presente material se usa con fines de lucro o cualquier otro fin que no sea el de aportar un punto de vista sobre el tema que se trata en él.

El efecto placebo es más potente en niños que en adultos


La Ciencia y sus Demonios

ranitaanamUno de los principales argumentos que utilizan los defensores de las más variadas pseudomedicinas suele ser que estas tienen efecto en niños o en animales, hecho que confirmaría las supuestas bondades terapéuticas del alineamiento de los chacras, las pastillas de azúcar homeopáticas o ya puestos también la famosa curación por la fe. Pero ¿qué validez tiene este particular, y por qué no decirlo, tan pobre argumento?

Ver la entrada original 1.058 palabras más